Aumentar tamaño del textoReducir tamaño del textoCompartir este Contenido
Asociación
Saludo de las Madres al XXVI Encuentro Nacional de Mujeres en Bariloche
10/10/2011
Queremos decirles que ojalá que todo lo que se propongan salga de diez. No les voy a hablar de la lucha porque todas las que están en este encuentro son todas luchadoras. No les voy a hablar de que no se cansen, porque se que no se van a cansar. Que la lucha y la política es parte principal de nuestras vidas. Las mujeres ya nacemos luchadoras. En la época nuestra nacíamos para ser amas de casa, ahora por suerte no, la mujer es muchas más cosas.
No se si será mucho atrevimiento, pero me parece que sería muy lindo que empecemos a llamar a estos encuentros, encuentros del bicentenario, porque creo que nacimos en este bicentenario. Y bajo ese nombre pasaron cosas tan importantes, sobre todo para las mujeres, estos lugares que se nos tenían vedados, todo lo oculto, la elección, la selección. Todo lo que pasa con las mujeres golpeadas que ahora saben cómo defenderse, saben dónde defenderse, saben a quién recurrir. No todas, falta muchísimo todavía. Pero todo lo que ha hecho la mujer, todos los grupos que se han formado en los distintos lugares hacen que este encuentro de la mujer, de las mujeres del Bicentenario, permítanme que les diga así, nos den mucha esperanza. Imagino que la mayoría van a ser jóvenes, que van a perdurar en estos encuentros, que van a seguir luchando por nuestros derechos, que son los derechos de todas. Las Madres seguimos, sobre todo en este año en una pelea muy dura y justa, si quieren ustedes destructora, pero nunca pudieron con nosotras y no van a poder ahora. Es un momento difícil, pero la lucha es lo que nos hace sentirnos fuertes, y sobre todo la solidaridad. La solidaridad que hemos recibido las Madres en estos días, en este tiempo, en estos cinco meses que llevamos peleando contra esta banda que se armó aquí en la casa, nos ha mostrado el amor de nuestro pueblo. Gracias a eso subsistimos, gracias a eso estamos de pie, gracias a eso nada se va a parar. Queremos decirles que ojalá que todo lo que se propongan salga de diez. No les voy a hablar de la lucha porque todas las que están en este encuentro son todas luchadoras. No les voy a hablar de que no se cansen, porque se que no se van a cansar. Que la lucha y la política es parte principal de nuestras vidas. Las mujeres ya nacemos luchadoras. En la época nuestra nacíamos para ser amas de casa, ahora por suerte no, la mujer es muchas más cosas. Y por suerte también las Madres le cambiamos el tono y la forma a la madre. Cuando se hablaba de la madre era la madre abnegada, entregada y lavandera y cuidadora de hijos. Ahora la palabra madre tiene otro sentido: es la que hace política, es la que pelea, es la que lucha, es la que ayuda, la que acompaña, la que da la mano, la que pone el cuerpo, la que pone el corazón. Le cambiamos el significado a la palabra madre. Por eso ahora es un honor ser madre. Antes era como una resignación, sin ofender a nadie, ni mi mamá que no está, que no la tengo se ofenda desde donde esté, pero una se tenía que resignar a casarse, no a estudiar, porque "total nena, si te casas vas a tener quién te mantenga". Por suerte la liberación de la mujer es una maravilla. Todavía nos faltan cosas, pero yo estoy segura de que con ustedes a la cabeza vamos a llegar a todo lo que nos estamos proponiendo. Cada año un poco más, cada año mejor. Un abrazo enorme de todas las Madres de la Asociación y en el mío un cariño a todas aquellas que fueron capaces de mantener este Encuentro durante tantos años.

Hebe de Bonafini

Presidenta de la Asociación

Madres de Plaza de Mayo